miércoles, 18 de septiembre de 2019

CANCIONCILLAS DE JRJ















85 cancioncillas, así iba a titular JRJ una selección de Canción para la mítica Darro y Genil. Sus editores, Francisco Giner de los Ríos y Manolo Jiménez Cossío, las publicaron finalmente en Nueva floresta después de que el autor cambiar su título por el de Voces de mi copla y organizara sus poemas en 4 partes: voces sentimentales, espirituales, intelectuales e ideales. En un margen del facsímil de la portada preparada por JRJ se lee “sencillez en todo”. Y es esa sencillez el encanto de estas cancioncillas que son intuición y garabato, “amor y poesía cada día”.

ONDA
¿Cómo una voz de fuera
llega a ser nuestra voz
y hace decir sus cosas
a nuestro corazón?

LA JOYA
Alma mía en dolor
(¡qué brillos misteriosos!)
perla en la sombra.

LA ACTITUD
Sólo lo hiciste un momento.
Mas quedaste, como en piedra,
haciéndolo para siempre.

LA CALIDAD
Arraigado.
Pero que no se vea
la raíz.
¡Sólo, en el día nuevo,
lo verde, el pájaro, la flor!

EL RITMO
Tira la piedra de hoy,
olvida y duerme. Si es luz
 mañana la encontrarás
ante la aurora, hecha sol.

LA NOSTALGIA GRANDE
Hojita verde con sol,
tú sintetizas mi afán;
afán de gozarlo todo,
de hacerme en todo inmortal.

VOZ MÍA
Voz mía, canta, canta;
que mientras haya algo
que no hayas dicho tú,
tú nada has dicho.

EPITAFIO IDEAL
Libro acabado,
carne caída mía,
labrador subterráneo de mi vida.

sábado, 14 de septiembre de 2019

J'INSISTE

Tenía preparadas unas preciosas piezas con hangpan, pero aún estoy bajo los efectos de "La vie de mes soeurs". Llevo tres días trotando por Picos y no se me va de la cabeza. Lo mismo la tarareo al pie del Mancondiú que por las majadas de  la Peña Maín o el collado de Camburero. Ahora estoy en Arenas y, tras rendir el justo homenaje a la sidra y el Cabrales, he buscado un banco para escucharla cuatro veces. Sobre todo la parte final, a partir de 2:20, con su sencilla armonía vocal y su letra de aluvión, tan poética... Ah, c'est super!


viernes, 13 de septiembre de 2019

UN VICIO SANO



Paseando al final de la tarde por Robledo de Fenar supimos que el verano terminaba. Si unos bajaban la cabeza arrebujándose, otros la levantaban venteando. El tío Ángel explicaba el arrastre de sedimento de la montaña al final de ese valle. Al fijarse en los árboles del fondo, encareció su verdor con expresión nunca oída: “qué vicio tienen”. A las dos semanas pregunté por ella a mi suegro, que aportaba un matiz del todo lógico: se decía de los árboles con mucho vigor pero poco o ningún fruto.

Casi diría que leo por dar con la maravilla de expresiones como esa. Están en Lope y en el Romancero, pero también en la boca de los desconocidos y de los más cercanos. Semanas atrás, en Ardisana, hacía fotos a unas flores como de cuento cuando mi padre, al paso, me regaló su nombre: pendientes de la reina. ¿Qué poeta sin coturno así las llamó? ¿Dónde más poesía? Es ella, la poesía, quien elige, igual que la belleza o el amor. Y prefiere sin duda a los sencillos.

El verano termina. Respiramos, claro que sí, un aire nuevo.


martes, 10 de septiembre de 2019

NO HAY MANERA


¿Le pasará a todo el mundo? Hay en el horizonte un compromiso que se impone a todo quehacer. Arte y poder en la Edad Moderna, se llama en esta ocasión. Pasa con bien, y donde pensamos que quedaría un panorama diáfano, sin esa mancha que emborronaba todo como una catarata, queda un vacío con el que no sabemos, de tanto que se puede hacer, qué hacer. Eso sí, qué rico el pincho de tortilla de después del examen.

domingo, 8 de septiembre de 2019

THOUSAND

Esta joya me recuerda esta otra de M83 o esta de Melody´s echo chamber. Me voy dando cuenta de que no son pocas las canciones ya enlazadas en Mitos y flautas, y después de un verano casi en el dique seco me encuentro con ganas de seguir con el blog sobre todo, quién me lo iba a decir al principio, por compartir estas píldoras de belleza. Y lo que se pueda. Y lo que caiga. Ahí vamos.

Thousand: "La vie de mes soeurs" (de Le tunnel végétal, 2018)
____________

 

viernes, 6 de septiembre de 2019

MAL DE TIEMPO, DE ÁNGEL MENDOZA


 











 


“Siempre receloso por faltarte algo”… Algo que no te falta. Tampoco faltan buenos poemas en Mal de tiempo, de Ángel Mendoza, como Almuzara, Insausti, Máiquez (E.) y algún otro que me dejaré, de la feliz añada del 69. De Mendoza he leído todos sus libros. Si no me equivoco, este es el séptimo. Nunca ha dado un mal paso, ni ha dejado de saber llegar a la médula. Antología ya. Y poesías completas, por qué no. De Mal de tiempo me quedo con los poemas “Ojalá”, “Corto plazo” y, sobre todos, “Hoja”. También con estos versos de “Fieras”, vagamente eliotiano:
Es tarde ya para nacer distinto,
(para nacer siquiera). El mismo cielo
mira al mismo animal que llegué a ser,
al único posible después de tantas lunas
-animal repetido, animal hueco-,
al cachorro que se hace viejo a tientas.