miércoles, 21 de septiembre de 2016

LOS TENUES REGRESOS


COLIRROJO


Vencido ya el verano
en el aire y en mí –bien me parece–
he abierto la ventana a un nuevo otoño,
y ahí estás el primero,
perchado en tu azotea, masticando
los cristales de algún sueño del mundo
hecho añicos hace ya tanto sueño.
Y el mundo, di, ¿será por ti, tú tan pequeño,
que hoy vuelve a ser el niño
que se deja lavar por el rocío                               
diáfano de lo puro, ese tu canto?
No puede ser monótono
si afinando la misma melodía
te ven soles y lunas.
Al contrario. Es la humana
desatención no más la que podría
pensar tál de labor tan acabada.            
Igual quisiera que mi decir fuese
decantación sin mengua, miga digna    
de ti y de tus secuaces,
porque cómo podría dejar ya de deciros,
secreto autillo, mirlo, cogujada,
amigo colirrojo,
tizón para más señas.


2 comentarios: